domingo, 21 de agosto de 2016

Abîme Lumière (XXV)




XXV

inamanecido
me queda una sola vez de ser
célula abandonada de tu amor
ojalá sigas subiendo habernos sido



Poesía: Miguel Ángel Andés, Abismaluz (1971), primeras poesías.
Traducción al francés : Teresa Escudero para Amarneciendo. 

Dibujo: Miguel Ángel Andés 1972.



Contacto: amarneciendo@gmail.com

sábado, 13 de agosto de 2016

Miguel y Octavio Colis


Óleo s/tabla 21,9cm x 31,6 cm 1976

Desde que comenzamos con este proyecto de la mano de nuestro artista Miguel Ángel Andés, hace ya tres años, todo ha sido descubrir, aprender mucho y disfrutar del Arte, Pintura y Literatura, especialmente.  Como ya ha comentado en posts previos mi amigo y compañero en este blog, Luis, seguimos investigando sobre la vida de Miguel y de quienes fueron sus amigos. Poco a poco los vamos conociendo y tejiendo una red imaginaria con su vida, su arte, su poesía... En este camino hemos tenido la suerte de contactar con muchos: Guillermo, Cruz, María Jesús, Antonio, Rafael, Teresa, Justo..., y últimamente con Octavio.

Octavio Colis es pintor, escritor y actor de teatro muy conocido en mi tierra ya que, aunque lleva muchos años viviendo en Madrid, nació en Logroño. Tuve la oportunidad de conocerle el pasado 22 de abril en el Ateneo Riojano
en una entrega de premios, donde recibió el Premio de Narrativa de La Rioja por su novela "La luna sobre el río" y pude charlar un rato con él y conseguí que me firmara su novela. Aquel día me hubiese gustado mucho haber podido hablar más tranquilamente con un café, que me hubiera hablado de Miguel... 
Como digo últimamente,  mis sueños se cumplen y el otro día, en uno de sus viajes de paso por Logroño, pudimos tomarnos ese café,  pude escuchar de su voz todo lo que ya había leído en la Red  y más de sus tiempos de teatro junto a Miki en Goliardos y Mastabas, grupos a los que pertenecieron los dos.

Ha sido un encuentro precioso, que se me hizo muy muy corto.  Me emocionó el cariño con que Octavio Colis estuvo hablando de Miguel y me impresionó con todos esos recuerdos que atesoraba en su memoria. Pero quizás lo más  emocionante haya sido que me hiciera entrega de dos obras que Miguel le había regalado en los años 70, dos obras que había visto en fotos pero que al natural ganan en belleza. Octavio me dijo que se encontraba en una fase de "desprendimiento", que necesitaba "deshacerse" de muchos recuerdos y que sería un placer  que aceptáramos esta donación para nuestro proyecto, para que formen parte del legado de Miguel Ángel.

 
Técnica mixta 10,7 cm x 31,6 cm 1974


Miguel sigue siendo, en gran parte, un misterio todavía por desvelar, aunque cada día menos gracias a personas que tuvieron la suerte de compartir un trozo de sus vidas con él. Nadie muere del todo mientras haya alguien que le siga recordando. 




 
Contacto: amarneciendo@gmail.com

domingo, 7 de agosto de 2016

Con Oceánida por Galicia



Miguel y Esther a su llegada a Moaña en 1974

Ha pasado más de un mes desde mi susto, y estoy intentando volver a la normalidad, a mi vida normal, esa que el médico me ha dicho que tengo que empezar a hacer…; y aquí estoy escribiendo en plenas vacaciones estivales. Pero he de añadir que el contexto y el tema son extraordinarios, y explico por qué.

Finalmente, el médico me desaconsejó salir al extranjero; así que he terminado apuntándome, acompañado por un estupendo grupo, en un viaje de ocio pero también de trabajo e investigación, que nos está resultando de lo más gratificante por un montón de razones que contaré la semana que viene. Hoy solo quería agradecer.

Quiero agradecer la compañía de Maite, por supuesto, y de tres amigos de la Asociación Oceánida, Guillermo, Cruz y María Jesús, los cuales ya tenían desde hace tiempo planificada esta visita a Galicia en busca del rastro que Esther Ortego, la buena amiga y maestra de nuestro artista, dejó por tierras gallegas allá por los años 60 y 70, cuando, junto con su hermana y su madre, pasaban alguna temporadas de vacaciones.

Como se comprenderá, mi interés, y el de todos, no solo se queda en en ese objetivo, y quiero recordar que ya hemos hablado en este blog de Moaña y de que Miguel también compartió unos días de vacaciones allí con las hermanas Ortego. La foto de Miki con las hermanas en este antiguo post no la llegamos a comentar, pero sí quiero decir algo sobre la que encabeza esta entrada.

¿Qué no tuvieron que pensar las gentes gallegas de aquel año 1974 cuando vieron llegar a esta pareja de Madrid con sus ropas modernas y su aspecto de venir de otro planeta?  ¿Y qué no dijeron luego, cuando se enteraron que eran pintores y poetas? Pues me atrevo a decir que la cosa no ha debido de cambiar mucho, a pesar de que hoy en día en Galicia, como en muchos otros sitios de España, podemos disfrutar de estupendos museos y de interesantísismos eventos relacionados con la Cultura en toda su extensión y el Arte en particular. Sirva como muestra de esto que digo el maravilloso Museo Da Arte Contemporánea Costa da Morte, sito en la pequeña villa pesquera de Corme y que gracias a la Fundación Torre-Pujales ha conseguido reunir un cuerpo de obra digno de admiración y a la altura de otras instituciones en ciudades de mucho mayor tamaño.

Lo dejo aquí por hoy con dos fotos de cierre. En esta primera podéis vernos impresionados e impactados en una de las salas del museo. No se me olvida contar que el Museo Da Arte Contemporánea Costa de Morte alberga varias obras de la propia Esther. Agradezco desde aquí la magnífica bienvenida que nos ha dado la Fundación Torre-Pujales y, especialmente, a dos personas de las que también hablaré en un futuro cercano: Carlota Cuesta y Encarnación Pisonero. Estas vacaciones quedarán grabadas en mi memoria gracias a las dos.
Tuvimos las mejores guías
En esta última foto, el "grupito oceánido” estamos posando de forma divertida al lado del Faro Roncudo. Como podéis apreciar, no todo está siendo trabajo. ;-) Ya os contaremos mucho más  a la vuelta.



P.D.: Antonio, Mercedes, Rita, os echamos de menos.


Fotos: Álbumes personales de Miguel Ángel Andés y de Amarneciendo. 


Contacto: amarneciendo@gmail.com

sábado, 30 de julio de 2016

The Show Must Go On



Este no es un post típico, más bien es una confesión. La verdad es que no sé si es oportuno, adecuado, correcto, coherente hacerlo aquí y ahora, por ser algo tan personal; pero me apetece compartirlo en este blog, el cual ha sido durante estos últimos años un lugar donde he ido vertiendo algunos de mis recuerdos, además de sentimientos y emociones varias. Al principio me costó adaptarme al planteamiento que acordé con Rita, la persona que ya sabéis que es el verdadero motor de este proyecto, la que me empujó a retomar Amarneciendo. En aquel diciembre de 2013, cuando decidimos empezar con este blog, no pude imaginar todo lo que ha sucedido después; y ya no me refiero a los logros alcanzados en la difusión del legado de mi tío, nuestro artista, Miguel Ángel Andés, sino también a aquellas otras facetas vitales que han ido surgiendo también y que podría resumir en dos palabras: amistades y aprendizajes. Los segundos se han materializado en miles de datos, que se han convertido en conocimientos, que terminarán haciéndome(/nos) más sabio(s). Por otro lado, las amistades se han personificado en la gente maravillosa que he(mos) ido encontrando, con Rita, claramente en primer lugar, acompañada de otros nombres que ya conocía, Guillermo, Cruz, Xosé, Carmina, Juanma, Justo..., y otros a quienes ha sido un placer descubrir en el camino: María Jesús, Antonio, Mercedes, Teresa, Pepe, Carlota…, y otros muchos que aparecerán… Eso espero... I hope so...

Espero que así sea... Y lo digo de veras porque el pasado día cinco tuve un infarto... Así, sin más. Qué suerte he tenido, me dicen. Jo, Luis, menudo susto nos has dado. Ahora toca cuidarse. Qué mal lo debiste de pasar. Te cambiará la vida, ¿no? Y tengo que responder que no, que no pienso cambiar... y que tampoco me asusté. Han pasado ya veinte días y he tenido tiempo para reflexionar y repasar las cosas, y he de decir que no pienso cambiar, que la muerte está ahí cerca de todos, que es algo sobre lo que no hablamos mucho con amigos y familiares, pero que está presente constantemente en nuestras vidas, en los medios y en los vecinos, en la lejanía de los atentados y las guerras, y a nuestro alrededor, en nuestra gente cercana, y en miles y cientos de miles, allá, en cualquier lugar de este planeta y que no queremos ni imaginar.

Fue la muerte de mi tío Miguel Ángel la que me trajo hasta aquí, y no hay motivo para esconder este hecho. Si él no hubiera muerto entonces, es imposible saber qué otras historias paralelas habrían sucedido. Ahora tengo bastantes más años de los que Miguel tenía cuando murió. Soy, por así decirlo, más viejo que él, y mi vida ha sido completamente distinta a la suya. No creo que yo alcance a dejar ningún legado que se aproxime al suyo, pero sí me gustaría dejar hoy constancia de mis ganas de vivir y de seguir con este proyecto, y con otros muchos compartidos con amigos y familiares y con todo aquel que quiera un mundo mejor, más justo, más solidario..., y más cercano al Arte y la cultura.

La foto que he elegido para encabezar esta entrada quiere ser una especie de homenaje de agradecimiento a dos grandes amigas, mis escritoras favoritas, con las que estaba ese día que va pasar a ser mi segundo cumpleaños, gracias a lo cual salvaron mi vida. Como dice Rita, soy un chico con suerte..., por tenerlas a mi lado. :-)


Contacto: amarneciendo@gmail.com

martes, 26 de julio de 2016

Abîme Lumiére (XXIV)




 XXIV

entraño pulso de ausentes
forjadores perpetuos de oasis
coexisten en mí
abismaluz terrenando
sólida sangre de vértigo


 
Poesía: Miguel Ángel Andés, Abismaluz (1971), primeras poesías.
Traducción al francés : Teresa Escudero para Amarneciendo. 

Dibujo: Miguel Ángel Andés 1972.


Contacto: amarneciendo@gmail.com

martes, 19 de julio de 2016

Abîme Lumiére (XXIII)



XXIII

por el espacio sin fin
mis ojos aún
lleno de desconocidos



Poesía: Miguel Ángel Andés, Abismaluz (1971), primeras poesías.
Traducción al francés : Teresa Escudero para Amarneciendo. 

Fotografía: Miguel Ángel Andés, álbum personal, Prado 1973.


Contacto: amarneciendo@gmail.com

sábado, 16 de julio de 2016

Abîme Lumière (XXII)




XXII

1970 - por toda la eternidad
el imposible de imitarla
1974 - Vds. la vertical fingiendo


Poesía: Miguel Ángel Andés, Abismaluz (1971), primeras poesías.
Traducción al francés : Teresa Escudero para Amarneciendo. 

Fotografía: Miguel Ángel Andés, álbum personal.



Contacto: amarneciendo@gmail.com